BAÑOS FRÍOS O RETOS CON FRIO… 2ª parte

B

El frío activa la adiponectina, que es una citoquina secretada por el tejido adiposo, que regula el metabolismo energético, estimula la oxidación de ácidos grasos, reduce los triglicéridos y mejora el metabolismo de la glucosa mediante aumento de la sensibilidad a la insulina, tiene un efecto anabólico.

Esto activa la grasa parda, es un tipo de grasa muy especial, cuya misión principal es producir calor, lo que consigue a través de sus numerosas mitocondrias y la activación de proteína desacoplante, esta grasa se va perdiendo con la edad y a diferencia de la grasa blanca puede generar energía saltándose los sistemas energéticos de nuestro cuerpo, tomando directamente grasa (blanca) y glucosa para producir calor, sin producción de ATP, de ahí que también se le conoce coloquialmente como ‘grasa quema-grasa‘. Ya dijimos en el programa de radio que cuando nacemos, tenemos una cantidad importante de grasa parda. Es lógico, ya que los bebés son incapaces de tiritar o moverse para escapar del frío, y la naturaleza se encarga de mantener su temperatura.

Durante mucho tiempo se pensó que los adultos perdían completamente la grasa parda, no es así Conservamos cierta cantidad de este tipo de grasa (las mujeres más), concentrada en el cuello, espalda alta, y pecho.

Y lo más interesante es que exposiciones controladas al frío no sólo activan esta grasa marrón, sino que se cree que es posible desarrollar más. La cantidad de grasa marrón que tiene un individuo juega un papel relevante en la tasa metabólica basal, es decir, en la cantidad de calorías que utiliza el cuerpo en reposo, CON LO CUAL PAPEL CLAVE CONTRA LA OBESIDAD!

Se estima que 50 gramos de grasa parda puede representar hasta el 20% del gasto energético de un adulto a alguien le faltan motivos para meterse de nuevo en el frío? Además al aumentarla, hará que cuando comamos nuestra termogénesis sea mayor, evitando que el excedente calórico se acumule, esto es un aumento del metabolismo, reduciendo así la grasa visceral.  

En breves mi amigo @ROBERTO CALLADO, @JORDI SANZ y yo, tenemos pensado hacer un retiro de frío y ayuno, acelerones metabólicos para todo tipo de personas! Te invito a que indagues sobre estos dos locos que decidieron empezar a divertirse con el hielo, el frío y sus beneficios, tenéis el programa de radio en youtube (PONER ENLACE)  ellos comentan también los videos de Wim Hof, echadles un ojo.

La conductividad del agua es varias veces mayor que la del aire, por lo que es mucho más eficiente a la hora de ‘extraer’ el calor de tu cuerpo, generando mayor activación de la grasa parda. Lo ideal es nadar en el mar o en un lago. Si no es posible, la piscina es otra opción. Intenta que el agua no supere los 20-24ºC. Por desgracia, muchas piscinas climatizadas están más cerca de los 30º. Así que nosotros tres nos encontramos para nadar en el mar de vez en cuando!!!   Dejemos a un lado los miedos, la comodidad y la zona de confort! La adversidad fortalece también tu mente. Sólo saliendo de tu zona de confort puedes conocerte a ti mismo, y progresar.

RECORDATORIO: La obesidad ha sido catalogada como “la epidemia del siglo XXI”, según la Organización Mundial de la Salud (OMS) desde 1995. El impacto de la obesidad es tan extremo y diverso que debería considerarse como uno de los mayores y más desatendidos problemas de salud pública de nuestros tiempos. Su prevalencia se ha incrementado rápidamente en las últimas décadas, inclusive en los países en desarrollo, lo que ha transformado a esta enfermedad en una condición de epidemia global. El mecanismo más constante por el que aparece el sobrepeso corporal y más tarde la obesidad, son los malos hábitos y la COMODIDAD. De esta manera, la energía en exceso se acumula, en forma de grasa, en los depósitos de tejido adiposo, que además de actuar como almacén, produce hormonas y numerosas proteínas que participan en la regulación del metabolismo entre las cuales se encuentra la adiponectina. es una proteína expresada exclusivamente en adipocitos diferenciados. Esta hormona estimula el consumo de grasa a nivel del músculo esquelético, favoreciendo el uso de la glucosa como combustible metabólico.

Los niveles séricos de adiponectina se correlaciona negativamente con el índice de masa corporal y con la cantidad de grasa visceral (es decir cuanta más grasa corporal, menos adiponectina), estando su secreción modulada por la insulina, por lo que está regulada por factores nutricionales. Debido a su capacidad de reducir la glucosa en sangre en los casos de resistencia a la insulina, la adiponectina posee el potencial de convertirse en una terapia contra la diabetes.

2019-02-24T15:18:41+00:00

Leave A Comment