¿Cómo ponemos en practica las 8 ramas del yoga?

La semana pasada os escribí acerca de las 8 ramas del yoga, pero

¿Cómo las ponemos en práctica? ¿Cómo las integramos?  

Cuando Patanjali describió las 8 ramas del yoga, no eligió el orden de forma casual. Por ejemplo, las respiraciones van después de las asanas porque solo después de experimentar y movimiento del cuerpo podemos apreciar el poder de la respiración. Las primeras ramas del yoga se concentran en modular nuestra personalidad y nuestro cuerpo, preparándose para las últimas cuatro ramas en las que se trabajan los sentidos, la mente, y en alcanzar un mayor nivel de conciencia.

En occidente generalmente comenzamos por la tercera rama, la mayor parte de la gente que practica yoga no tiene ni idea de que existen otras. Y esto es motivo de muchas críticas, (que si los místicos, que si los pequeños budas…) Aquí cada uno puede opinar lo que quiera, pero te ofrezco una reflexión con una metáfora  en otro contexto: cuando quieres trasplantar una planta pones parte de la tierra que llevaba la planta en la nueva maceta. ¿Por qué? Porque el sustrato importa.

La cultura occidental, acostumbrada a lo instantáneo, al movimiento, a que todo sea ya, choca muchísimo con la parte espiritual del yoga. SI quisiéramos traer el yoga a Occidente tal cual es en la India, prácticamente nadie estaría interesado. Sin embargo, mucha gente empieza a acudir por las asanas, por la parte física, y es a partir de ahí cuando descubre las otras ramas. A lo mejor no es el orden tradicional sugerido por Patanjali, pero a esas personas en concreto, les ha funcionado así. De hecho yo misma soy ejemplo de ello, fue mi hermana y mi maestra Renata Ramos París las que me inspiraron a ir más allá de lo físico y creerme que a mí el trabajo meditativo me costaba MUCHO de hecho nunca me quedaba al savasana al finalizar la clase, hasta que un día lo hice, hasta que un día te das cuenta que no puedes seguir con el ritmo que llevas. Entonces empiezas a abrir tu mente y tu corazón a algo más profundo que lo que se siente o hace con el cuerpo.

Debido a que los Yamas y Niyamas resultan difíciles de comprender para quienes no hayan crecido bajo la tradición y filosofía orientales Pattabhi Jois (padre del Ashtanga yoga) comienza por enseñar asana, y a partir de su disciplina y práctica los alumnos comienzan a comprender la importancia de la regulación de la respiración y empiezan a experimentar cierta claridad mental. Partiendo de esta base consiguen cierta habilidad para la contemplación y desarrollo del resto de ramas. Como todo en esta vida, se empieza por huevo para ser gallina.

Vamos, que desde mi punto de vista no os tenéis que agobiar con seguir el orden de las 8 ramas del yoga y con empezar a hacerlas todas desde ya, porque además me parece un reto demasiado difícil. Si te digo la verdad, empieces como empieces tu práctica de yoga, verás cómo vas integrando las diferentes ramas del yoga en tu propio proceso de forma natural.

2019-01-13T19:20:42+00:00