Corazón roto

El corazón se puede romper?

Os voy a contar una historia a REAL, si la quereis ver completa entrad aquí http://www.washingtonpost.com/wp-dyn/content/article/2005/05/24/AR2005052401258.html

Aquí os dejo un resumen en español y luego os cuento porque comparto esto…

Ms. K pensaba mucho en el futuro de su hija mientras esperaba ansiosamente el taxi marítimo que la transportaría al otro lado del Inner Harbor (Baltimore). La hija se encontraba distraída conversando con su futuro esposo, ambos sentados en un banco de madera de espaldas a la bahía. El cielo abría sus puertas a las primeras gotas de lluvia cuando el botecito finalmente se veía venir en el horizonte. Ms. K intentó rescatar una gorra de los Orioles que llevaba puesta, pero el viento supo arrojarla al agua antes de que ella pudiese alcanzarla. El taxi se acercaba al puerto y los futuros pasajeros esperaban para abordarlo en fila india. Sin dar seña de apaciguamiento, el viento aumentó su silbido justo antes de que la embarcación partiera.
A menos de la mitad del camino el aguacero comenzó a caer y el viento continuó incrementando. El botecito se movía al ritmo de las convulsiones del agua causando ansiedad entre los pasajeros. El capitán sintió que la embarcación se encontraba en peligro y decidió virar hacia el punto de partida. Justo cuando giraban, los sorprendió una ráfaga de viento que los levantó sin mayor esfuerzo, volcándolos así contra el agua de la bahía. Cuando Ms. K abrió los ojos se encontró atrapada bajo agua; su alrededor negro no le permitía ver un alma. Consumida por la desesperación de escapar, logró romper una ventana con sus piernas y nadar hacia la superficie. Otros sobrevivientes la esperaban a flote, aturdidos por la tragedia del momento. Le hubiese gustado haberse encontrado con el rostro familiar de su hija, o el de su futuro yerno, pero su mirada sólo se topaba con la de aquellos que igualmente buscaban a un ser querido. Su consuelo inmediato era el saber que ambos eran buenos nadadores.
En varios minutos un equipo de rescate llegó a la escena, transportando rápidamente a Ms. K de vuelta al puerto donde ya esperaban varias ambulancias. Los paramédicos la examinaron sin encontrar señal de peligro. El equipo de rescate se preparaba para transportarla al hospital donde se le haría una evaluación más completa. ¿Y mi hija?- preguntó. “Tan pronto la rescatemos le avisamos”. Luego de observar nuevamente la escena de horror que fluía ante sus ojos accedió a montarse en la ambulancia. Su inquietud y resistencia a abandonar la escena resultaron ser un presagio de fatalidad.
En la sala de emergencia de Johns Hopkins el personal se preparaba para atender a las víctimas. Ms. K fue la primera en llegar. Su pulso y presión arterial se encontraban estables; el agua fría de la bahía no había alterado su temperatura corporal. Los laboratorios de sangre, el electrocardiograma y la placa de pecho evidenciaron su estabilidad clínica. Su condición aparentaba ser una de bajo potencial de riesgo.
La noche cayó aún Ms. K estando en el hospital. Esperando ser dada de alta, miraba la televisión en busca de una noticia que le devolviera a su hija. Escuchó a un reportero local anunciar que el equipo de rescate continuaría sus operaciones al día siguiente. La noche los había traicionado. Instantáneamente sintió una presión en el pecho que le impedía respirar, le imposibilitaba llorar. El monitor a sus espaldas comenzó a chillar alertando al personal médico de que algo grave sucedía. Su nivel de oxigenación disminuía precipitosamente. El dolor en el pecho era intenso, como si una fuerza interna intentara extirparle el corazón. Los pulmones se empezaban a inundar. ¿Podrá ser un infarto? “Llamen al cardiólogo…”
El electrocardiograma de Ms. K había cambiado drásticamente sugiriendo el efecto de un evento agudo. Su oxigenación mejoró con el uso de diuréticos intravenosos pero su condición general aún se consideraba inestable. Pensando que la causa podría ser un infarto cardiaco la llevamos de inmediato a la sala de cateterismo. ¿Las arterias coronarias? – limpias. ¿El ecocardiograma? – la parte medial y distal de su corazón habían dejado de funcionar adecuadamente. Su corazón se contraía solo un 20% de lo normal y el patrón de contracción sugería que el diagnóstico correcto era “Broken Heart Syndrome”.
Ms. K pasó varios días en la unidad de intensivo coronaria bajo el cuidado del Dr. Ilan Wittstein- a quien cada vez le sorprendía menos el cuadro clínico de estos pacientes. Ms. K se recuperó pero nunca más volvió a ver a su hija.

ME GUSTA TANTO LA NEUROPSIQUIATRIA, emociones y cuerpo humano…cuanto mas leo mas quiero saber y conocer…os cuento la última patología que me impacto mucho.

En japón, utilizan un recipiente, una especie de bolsa a la que llaman takotsubo. Esa bolsa es la que dio nombre al síndrome de cardiomiopatía inducida por estrés, broken heart syndrome, reportado por primera vez en Japón en la década de 1980.
En estos raros casos, hay una alteración temporaria del funcionamiento de bombeo normal del corazón en una de las áreas de este, concretamente el ventrículo izquierdo sufre una depresión de la función contráctil de los segmentos medio y apical, lo que lleva a una hipercontracción compensatoria de la pared basal, produciendo, en sístole, el balonamiento del ventrículo y la imagen radiológica esparecida a la del takotsubo. Esto se produce por una descarga excesiva y brusca de catecolaminas (se segregan cuando hay un estrés muy alto) y una respuesta ventricular exagerada a las mismas. Esta afección también puede ser provocada por una enfermedad física grave o una cirugía. Las personas con síndrome del corazón roto pueden tener dolor repentino en el pecho o pensar que tienen un ataque cardíaco. Los dos síntomas predominantes son el dolor torácico intenso y la severa falta de aire. Puede haber lipotimia, sudoración profusa, arritmias cardiacas e incluso shock cardiogénico., se suele tratar con antiansioliticos o similares.
Es más frecuente en mujeres postmenopáusicas (pienso que puede ser por el cambio hormonal en las mujeres de esta edad, la mujer es sufridora por naturaleza, con la menopausia sus emociones siempre están a flor de piel) y se asocia a episodios de estrés: divorcio, muerte de seres queridos, crisis económicas o cualquier emoción negativa muy fuerte. No suele darse gran tasa de muerte por esto, PERO para que veáis como influyen nuestros pensamientos y emociones en nuestro cuerpo, hasta el punto de “ROMPER” el corazón…

Con esto que quiero decir…TODO LO QUE HACES Y PIENSAS IMPACTA EN TU CUERPO, y por supuesto en tu karma, solo vosotros podéis decidir si es un impacto positivo o negativo, actuar de forma correcta contigo mismo y tu entorno siempre te reportara una vida mas sencilla y feliz, TODO en esta vida sucede por una razón, cuando algo negativo llegue a tu vida analízalo, es una lección o bien es un aviso? Que debes aprender de esa experiencia O puede que sea un aviso que trata de mostrarte algo que estas haciendo mal, cámbialo y no dejes que te afecte ni un minuto mas.
Lógicamente hay cosas inevitables como la muerte, es algo lógico que nos “parta el corazón” un hecho como ese, hay que vivirlo y dejarlo marchar, pues al final así lo decidió el destino. PERO no puedes sufrir ese dolor por un trabajo, un novio, una casa, un problema o cualquier otro motivo NO PUEDEN HACERLO! Protegeos no solo con la alimentación, aprender a ser feliz día a día y no dejéis vuestro corazón en manos de nada ni de nadie…

corazon
2018-08-13T08:50:53+00:00