DEFINICIÓN DE “DROGA”

Droga, según el diccionario de la Real Academia Española, es cualquier “sustancia mineral, vegetal o animal, que se emplea en la medicina, en la industria o en las bellas artes”. En su segunda acepción, droga es cualquier “sustancia o preparado medicamentoso de efecto estimulante, deprimente, narcótico o alucinógeno.”

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), droga es toda sustancia que introducida en el organismo por cualquier vía de administración, produce de algún modo una alteración del natural funcionamiento del sistema nervioso central del individuo y además es susceptible de crear dependencia, ya sea psicológica, física o ambas. Según la OMS, las sustancias psicoactivas, conocidas más comúnmente como drogas, son sustancias que al ser tomadas pueden modificar, la bioquímica, estado físico, la conciencia, el estado de ánimo o los procesos de pensamiento de un individuo. Los avances en la neurociencia nos han permitido conocer mucho mejor los procesos físicos mediante los que actúan estas sustancias.

Dentro de estas definiciones se encuentran todas las sustancias psicoactivas, sean legales (alcohol, tabaco, fármacos hipnosedantes …) o estén consideradas ilegales por las convenciones y tratados sobre sustancias psicotrópicas, que incluyen en sus listas, entre otras muchas, al cannabis, la cocaína, las anfetaminas y la heroína. Siendo las primeras las que matan a más personas al año, las principales drogas legales -el tabaco y el alcohol- son causa importante de mortalidad y discapacidad en los países desarrollados; por todo ello, podemos decir que la legalidad o ilegalidad de las drogas no se corresponde con su posible peligrosidad.

En los últimos años se asiste a la emergencia de nuevas sustancias (NPS en sus siglas en inglés y NSP en español) que, teniendo efectos psicoactivos, no están incluidas en la Convención de 1961 ni en la de 1971, por lo que su producción y consumo, pese a sus posibles y muchas veces graves efectos adversos, no son ilegales. Son sustancias, podría decirse A-LEGALES.

Teniendo en cuenta lo que contemplamos como adicción depende de los patrones de consumo y de cómo afectan estos a su vida diaria, en mi opinión las drogas MÁS PELIGROSAS Y ADICTIVAS son las “blandas” o legales o aceptadas socialmente, pero son un arma de doble filo precisamente por el hecho de que se consumen no solo a diario, varias veces en un mismo día.

Esto las hace devastadoras, sus altas tasas de morbilidad no tienen comparación! estas serían tabaco, azúcar, alcohol y comida procesada, su uso es mucho más continuo,  causa daño mental y físico, si a esto le sumamos la tolerancia y las adaptaciones que genera el cuerpo necesitando dosis mucho mayores para sentirse bien, a pesar de saber que son contraproducentes para su salud o incluso empeoran patologías concretas, cuando llegan a alterar no solo la fisiología, también el carácter y el ritmo de vida diario de una persona, cuando sus vidas giran en torno a comer o dejan de lado muchas actividades por ir a beberse unas cervezas cada día o prefieren quedarse en casa comiendo kilos de azúcar y procesados para superar cualquier problema, otros dependen de los sedantes y ansiolíticos para superar épocas duras en cualquier aspecto, cuando ese es su único refugio o consuelo, cuando DEPENDEN de ello para estar “bien o normales”, entonces estamos hablando de una posible dependencia o adicción, pero en este caso la legalidad o ilegalidad de las drogas no se corresponde con su posible peligrosidad.

Los efectos psicológicos a corto o largo plazo pueden ser potentes y acumulativos. Una juerga con mucho alcohol puede deprimir el sistema nervioso y cuanto más bebes, más te deprime, entonces buscas la ayuda de un estimulante como la cafeína o el azúcar o peor aún la cocaína que te lleva al «colapso de media semana», una caída del ánimo provocada al sobreestimular o «freír» los receptores del cerebro. Cuanto más consumes, más se sobreestimula el cerebro y más frágil va a ser el estado mental de una persona predispuesta a o NO! No todo lo dictan los genes. Entonces para arreglar el entuerto te vas al médico y te dice que te hacen falta medicinas, fármacos, ESO ES!!! más drogas… No sería mejor buscar la etiología del problema y abordarla desde la nutrición, cambio de hábitos y/o amistades, coaching, deporte…y en última instancia medicar, pues no digo que sean malos todos los fármacos, pero los tomamos con demasiada confianza porque vienen en una receta médica. Esto me flipa, la gente se fía completamente de los fármacos que toman a cascoporro o con los que sobremedicamos a nuestros hijos sin tener ningún tipo de conocimiento sobre el tema.

Entonces procedo a formular una pregunta que, si, va a levantar ampollas pero asi soy yo… ¿Crees que la ilegalización de las drogas es una medida positiva para la población? SI, puntualizo, ILEGAL DEBERÍA SER MI PRIMER COLACAO con 10 gr de azúcares por ración, un producto destinado a bebés de 6 meses a 3 años… somos unos radicales con la marihuana o la ketamina pero no hay problema en medicar a niños (o adultos pero si vamos a sacar punta vamos a sacarla donde la realidad es más cruda) con antipsicóticos y antidepresivos como si fueran lacasitos, con efectos secundarios a veces irreversibles…  jóvenes que empiezan a fumar cannabis antes de los 15 años son cuatro veces más propensos a desarrollar enfermedades psicóticas que los que no consumen. Esto se debe a que el cerebro aún se está desarrollando durante los años de la adolescencia, pero esa misma “purga neuronal” la provocan muchos fármacos para la esquizofrenia, depresión o hiperactividad, en mi opinión cualquier sustancia que afecte a este proceso de desarrollo o lo altere tiene el potencial para producir efectos neurológicos/psiquiátricos.

Si hiciéramos una BUENA clasificación de estas “drogas legales ilegales y alegales” sin tener en cuenta lo políticamente correcto o incorrecto, sin dogmas anticuados pero sí basándonos en estudios rigurosos y en los efectos positivos y negativos, puede que muchas de ellas saltaran de una lista a otra, de hecho hay muchos estudios que demuestran los efectos positivos de LSD y la ketamina en enfermedades mentales! Pero aquí entra en juego la ética, pondré un ejemplo muy sencillo, Josep Pamies, una de las personas con más experiencia en este mundillo de drogas y plantas legales o ilegales, ha ayudado a infinidad de personas con el cannabis, yo entre ellas, han intentado meterlo en la cárcel en varias ocasiones e incluso a los padres de uno de sus pacientes, al que mejoró tanto los síntomas de la esquizofrenia con aceite de cannabis que podía volver a caminar sin un casco de moto puesto, un chico al que los fármacos lo estaban dejando hecho un vegetal… entonces qué hacemos?

Está el lado radical como Harry J. Anslinger, Comisionado de Narcóticos de Estados Unidos en los años 30 y feroz detractor del cannabis. Advertía a la gente: «Fumas cigarrillos de marihuana un mes y lo que una vez fue tu cerebro no será más que un almacén de horribles espectros». Este tipo de comentarios son los que llevan a la confusión a la población. Generan miedo a lo “desconocido o prohibido”, no obstante detrás de todo ello hay demasiados intereses movidos por el poderoso caballero don dinero y su potente benefactor, la industria farmacéutica.

Aquí dejo un articulo muy interesante, donde se muestra claramente estas dos caras de la moneda, hasta qué punto son beneficiosos los fármacos? Y con qué libertad son recetados?

http://www.ub.edu/fildt/revista/RByD20_art-valverde.htm

http://www.lavanguardia.com/local/lleida/20170525/422905484294/juzgan-horticultor-lleida-plantar-marihuana-defiende-terapeutica.html

http://www.who.int/substance_abuse/publications/neuroscience_spanish.pdf

Tenemos drogas duras como los depresores del sistema nervioso central o Psicolépticos: inhiben el funcionamiento del sistema nervioso central, enlenteciendo la actividad nerviosa y el ritmo de las funciones corporales. Entre los efectos que producen se encuentran relajación, sedación, somnolencia, sueño, analgesia e incluso coma. Ejemplos de estas sustancias los constituyen el alcohol, los diversos tipos de opiáceos, benzodiacepinas o los barbitúricos, etc. (la mayor parte son LEGALES!!!!)

Estimulantes o Psicoanalépticos: producen una activación general del sistema nervioso central, dando lugar a un incremento de las funciones corporales. Se establece una distinción entre estimulantes mayores (tales como la cocaína o las anfetaminas) y menores (como la nicotina o las xantinas: cafeína, teína, teobromina). Pero te fríen el sistema nervioso igual…

Curiosamente, algunas drogas blandas están prohibidas en la mayoría de los países, mientras que drogas duras pueden ser adquiridas (aunque con restricciones) en la mayor parte del mundo… La distinción entre drogas duras y blandas es importante en la política de drogas de los Países Bajos, entre otros estados, donde ciertas drogas blandas gozan de la tolerancia oficial, aunque casi siempre están sujetas a restricciones en cuanto a su comercio, producción y consumo. Donde no es un tema tabú y el consumo entre los adolescentes es mucho menor así como la delincuencia, no pongo bibliografía ya que ha sido comentado muy bien por otros compañeros.

El siguiente artículo creo que refleja claramente el “problema y la solución” y comparto la opinión en gran  parte de lo que expone

http://www.laizquierdadiario.com.ve/Legalizacion-de-las-drogas-para-acabar-con-el-narcotrafico

2018-12-23T09:19:36+00:00

Leave A Comment