Lassi

Lassi, la deliciosa y refrescante bebida tradicional india a base de yogur y agua mezclados con especias o frutas, que ayuda a remediar el picante de sus comidas a rehidratar y según los ingredientes que utilicemos nos aporta infinidad de nutrientes, puede ser dulce o salado en función de las especias que utilicemos.

Aunque su base es el yogur y leche, existen versiones que usan ghee o nata de leche. Sin embargo yo no uso lácteos, como máximo yogur de cabra pero siempre prefiero el kéfir que además es prebiótico, aumentando las bacterias beneficiosas y reforzando nuestro sistema inmune, además esta bebida con kéfir mejora la absorción de nutrientes y mejora significativamente el funcionamiento del aparato digestivo, no obstante yo no soy nada fan de los lácteos por ello opto por alternativas al yogur con bebidas vegetales, de arroz, avena o coco o agua de coco…

En la india los más comunes son los lassis de mango, papaya y plátano, se pueden usar muchos otros, pero como os comente en el video, hay incompatibilidades ayurvédicas que no permiten mezclar frutas ácidas y lácteos (os hablaré más adelante) pero yo dejando a un lado lo de los lácteos le añado distintas frutas y aromas las más utilizadas son cúrcuma, cardamomo, sal de roca, pimienta negra y distintas variedades de chile, agua de rosas, azahar, esencia de vainilla, miel, distintas variedades de azúcar, canela. El comino se agrega tradicionalmente tostado y molido para facilitar la digestión así como el jengibre.

Los ingredientes elegidos darán un toque diferente al batido. Colocar el yogur natural dentro del vaso de la batidora junto al agua, batir y  añadir a la mezcla lo que queráis. Se puede hacer más o menos denso, simplemente variando la proporción de yogur o frutas o líquidos.

En esta receta yo utilicé jengibre, piña, kefir, agua de coco, cúrcuma, pimienta y leche de coco en polvo (cúrcuma latte de gallery fitness), tenéis el video en mi canal de youtube. Un perfecto batido post entrenamiento refrescante y antiinflamatorio. Así evitaremos esos dolores musculares y articulares tan tediosos, pero para personas que sufren dolor crónico o por artritis o similar también serían adecuados, no obstante contamos con muchos alimentos analgésicos, recordar que fármacos como los AINES hacen más daño que bien, con consecuencias a largo plazo que incluyen un mayor riesgo de ataque cardíaco y disminución de la fertilidad.

¿Cuáles son los alimentos analgésicos?

Aceite de oliva: Las personas con artritis no deben tomar Ibuprofeno , porque este medicamento genera hipertensión, mucho mejor es el AOVE, ya que contiene una sustancia natural que actúa igual que el ibuprofeno (oleocanthal) y otros medicamentos antiinflamatorios no esteroideos, reduciendo el dolor pero sin efectos secundarios como la formación de coágulos, Alzheimer o cáncer.

 

Cúrcuma y jengibre: En ayurveda se utiliza desde hace miles de años para tratar y prevenir enfermedades inflamatorias como la artritis. Funciona tan bien como el ibuprofeno para reducir el dolor de rodillas en pacientes con artritis y mejora la capacidad del cuerpo para deshacerse de la inflamación.
Esta especia contiene curcumina, un potente analgésico que ayuda a bloquear el dolor en el cuerpo y a la vez combatir la inflamación, es importante tomarla con pimienta para que esta sustancia se active.

Ajo: Antes que un condimento, el Ajo es un poderoso medicamento natural al cual tenemos como uno de nuestros preferidos dentro de la lista de los analgésicos naturales para aliviar los dolores de cabeza, de circulación o del dentista, así como las neuralgias. Sus beneficios analgésicos se atribuyen a una sustancia química llamada capsaicina, responsable del picor de este alimento y de neutralizar la sensación de dolor.

Capsaicina o Ají Picante o cayena: La capsaicina se encuentra en los todas las partes de los ajíes picantes con excepción de las semillas. La mayor concentración de este compuesto se encuentra en la pared interior donde se unen las semillas.
Es una gran ayuda para la pérdida de peso, la lucha contra el cáncer e incluso para el dolor crónico. La capsaicina quita el dolor debido a que ella se une a un receptor vaniloide, conocido como TRPV1 que recibe señales cuando las células en el cuerpo reciben heridas físicas o se queman. Cuando se une a este receptor, el cerebro recibe la señal de que se ha producido un evento de calor o ardor y, a su vez, provoca una reacción de inflamación leve destinada a reparar las células afectadas.

2018-09-08T19:15:03+00:00