All You Need Is Love titiritititiiiii

A veces me siento a pensar en que es lo que alimenta la motivación del ser humano, está claro que hay algo que mueve montañas y remueve a las personas por dentro como si les sacudiera una descarga eléctrica. Se llama amor. Pero oye, no cualquier amor, amor del bueno, el amor incondicional, autentico, sincero, cantarín… All You Need Is Love  titiritititiiiii  Lo sientes pero sabes lo que es? Yo pase muchos años pensando que el amor era algo hormonal, una subida de oxitocina y alguna cascada de hormonas más.

De hecho, por curioso que resulte, los terapeutas de pareja se encuentran muy a menudo con este mismo dilema: el tener que explicar a sus pacientes qué es eso a lo que llamamos “amor verdadero”.

El problema es nuestra tendencia a idealizar y guionizar todo lo que pensamos que es amor, es decir las dos primeras semanas de conocer a alguien, tenemos la tendencia a sentirlo. En mi caso no fue así con personas pero si con cualquier proyecto profesional, me enamoraba perdidamente y lo daba todo hasta que me daba de bruces con la realidad! Nos embarga la ilusión, la pasión y todo ese torrente de neurotransmisores dotándonos de un sinfín de intensas emociones. Sin embargo, al cabo del tiempo acontece algo que pone en duda esa primera afirmación. No, no era nuestro amor verdadero y sabéis que es ese algo? Que tendemos a montarnos películas y disfrazar la realidad, después culpamos al otro de aquello que no hizo como nosotros esperábamos… pero ¿QUE ESPERABAS?

Cuando conoces a alguien le ves brillar con toda su fuerza pero ¿has visto a sus demonios y sombras? Sus idas de olla, errores, sus cabreos e inseguridades…el amor es necesario para ello, si lo que sentimos es algo pasajero eso se convertirá en una fiesta de fuegos artificiales y drama, sin embargo el amor es un bálsamo que te ayuda a suavizar cualquier situación.

Tenemos el amor romántico, el posesivo, el amor fraternal, el sexual, el que se basa en la amistad, el que cultiva la intimidad… Sin embargo, definir con exactitud cómo es el amor verdadero no siempre es fácil.

Ese que se basa en la madurez y la comprensión, ese donde además existe una trascendencia, un compromiso auténtico y firme… El amor que empieza por ti mism@.

Nos enamoramos del amor, sin remedio lo hacemos una y otra vez. Tendemos a alimentar un ideal, ese que durante generaciones nos ha transmitido la imagen del amor romántico. Sin embargo, no debemos equivocarnos. Este concepto tan problemático deriva en auténticos suicidios emocionales, pérdidas de autoestimas y relaciones dependientes con personas hundidas moralmente.

Para amar sin dependencia ni necesidad, hace falta valorarnos a nosotros mismos primero. Por tanto, no olvidemos lo siguiente, para decir “te quiero” primero debes saber decir “me quiero, me adoro, soy lo más grande que existe”. El amor propio y el conocimiento de uno mismo son las claves para generar relaciones saludables, especialmente porque una vez te aceptas a ti mismo, eres capaz de aceptar a los demás. Esto exige un trabajo interior que puede resultar difícil y a veces pesado pero vale la pena, ¡Invítate a cenar!

“Si el amor fuera un árbol, las raíces serían tu amor propio. Cuanto más te quieras, más frutas dará tu amor a los demás y más sostenible será en el tiempo”.
-Walter Riso-

No pongas condiciones ni medidas, no marques pautas y tantos límites. Las diferencias hacen alimentan el amor, y su vez, lo complementan. Si nos limitamos a amar solo aquello que nos gusta de la otra persona, tendremos una relación incompleta. Si nos focalizamos en idealizar al otro, viviremos en una mentira. Todo ese cariño no se podrá sostener por mucho tiempo.

De esta manera amaras libremente, pero sin dependencia, si enjaulas o dependes…destruyes. Nadie en la vida tiene la responsabilidad de completar lo que nos falta. Por eso preferir en vez de necesitar tiene como consecuencia directa otorgarle más valor a la persona que queremos, pues la valoraremos por quién es y no por lo que nos aporta.

Por ello una y otra y otra y otra vez en consulta repito QUIERETE date tu espacio, sé egoístamente positiv@… Necesitamos trabajarnos y cuidarnos a nosotros mismos para no caer en la “necesidad” de que alguien tape nuestras heridas y elimine nuestras carencias.

Y por supuesto, habrá peleas y problemas pero y qué? La armonía no siempre es perfecta, ni se es inmune a las dificultades. A veces caemos en ese mismo error: creer que para que el amor funcione no deben existir las discusiones, las diferencias, los retos, de hecho yo creo que pueden ser muy didácticos y hasta divertidos. Sin embargo, podemos ser un tándem, un equipo, un compañero, amigo, socio y pareja, la cuestión es resolver desde la compasión y el respeto. Es no coincidir en todo, pero disponer de unos mismos valores donde trabajar en conjunto, por un mismo proyecto aceptando las diferencias. Eso es lo que nos hace construir, formar un equipo y establecer las normas del juego, siempre sobre los cimientos del apoyo, del reconocimiento y del cariño verdadero y la complicidad.

Una relación sana no está fundamentada en el poder, sino que se basa en propósitos conjuntos, equilibrados y saludables, no debemos sacrificarnos ni someternos a la manipulación emocional, el maltrato o dejar de lado nuestros valores. Todos ellos se fundamentan en la falta de respeto. El amor no es control ni exigencia, es libertad y confianza. No podemos someternos a la esclavitud emocional, es necesario eliminar victimismos y reproches que pretenden justificar malas acciones o malas palabras atrapándonos en una espiral negativa que nutre nuestra relación de oscuridad, desconfianza y falsas expectativas.

Del mismo modo, si por estar al lado de alguien tienes que sacrificar parte de ti y de tu vida, entonces ese amor te está destruyendo. El amor se basa en el respeto y en el crecimiento individual de cada uno, de hecho si el amor te aprieta es que no es de tu talla. Si el amor duele, significa que no es amor, que estamos confundiendo sentimientos y que nos estamos haciendo daño a nosotros mismos, no debemos sentirnos asfixiados ni cambiando nuestra vida y nuestro carácter para encajar con nuestra pareja, no estamos obligados a cumplir cada expectativa, a callar cada ofensa, a cerrar los ojos a cada desilusión. Si te vetan, te reprochan, te hacen sentir pequeño, débil o triste… ENTONCES SUELTA. De otra forma, si amas, hazlo con dignidad y compasión. ¡Trabaja día a día, pues el amor se encuentra pero también se trabaja y alimenta! 

2020-03-17T08:28:47+01:00

Leave A Comment