Crear nuestro altar

Desde los tiempos más remotos, las personas han creado altares. Los altares han representado un símbolo visible de unidad entre el ser y el universo, una conexión entre el cielo y la tierra.

Tradicionalmente han sido el lugar escogido para la devoción personal, un lugar donde a través de las plegarias se solicitaba abundancia en la cosecha, protección en los viajes y éxito en las misiones y todo aquello que se requería.

La necesidad de crear un espacio sagrado es tan profunda en la psique humana que aunque no haya una intención consciente de crear un altar, solemos crearlo de forma inconsciente de manera que cuidadosamente colocamos las fotos familiares en un aparador de una forma determinada o colocamos los adornos alrededor del ordenador, o la colección de animalitos de cerámica en grupos con forma de espiral… Pero como en estos casos la creación de un altar es a nivel inconsciente, muchos de los beneficios espirituales derivados de la creación deliberada de un altar en casa se pierden.

El valor consciente de crear un altar en casa y adaptarlo a los tiempos modernos, da la bienvenida al las experiencias espirituales y místicas en nuestras vidas. Crear y potenciar un altar en casa es una tradición que cualquiera puede seguir, independientemente de sus creencias religiosas o espirituales y tiene un enorme valor la vuelta a esta honrosa costumbre.

Nos facilitan el contacto con nuestro Ser Superior, con los ángeles, guías espirituales, maestros ascendidos o con cualquier ser de luz en el que creamos y confiemos.

Un altar en casa es como un pequeño templo en tu casa… La palabra altar proviene de una palabra latina que significa “lugar elevado”. Los primeros altares personales eran colocados en alto, en mesas, plataformas o estructuras similares a estanterías.

Sin embargo, en un sentido más profundo, es el inconsciente, la parte del cerebro que determina nuestras creencias, la que se imprime con la interpretación simbólica de los objetos en el altar, por ello, simplemente con observar un altar puedes tener diferentes sentimientos y emociones. Puedes ser consciente de los atractivos colores, los agradables olores, las bonitas imágenes y pueden tener un efecto muy positivo en ti.

La mente inconsciente tiene más influencia en nuestras vidas que nuestra mente consciente y esto lo saben muy bien técnicas como la hipnosis o la terapia de regresión.

La forma física de un altar nos puede recordar la importancia de honrar nuestras partes divinas, también es un centro focal para rezar a los fuerzas espirituales que nos acompañan.

Cada persona debe elegir el motivo o la intención por la cual quiere crear un altar y esta elección debe realizarse desde la serenidad y teniendo en cuenta el mayor bien para ella y para su entorno. EL TAMAÑO NO IMPORTA La estructura, la colocación de los objetos y la simbología de los propios objetos en el altar, hacen un llamamiento a nuestra psique para que de forma a lo que no tiene apariencia física y proporciona una representación visual de lo Divino que podamos entender y ver y conectarnos con ello.

¿Cómo se hace un altar?

Primero de todo, es elegir los objetos que van a conformarlo, que deben ser Sagrados para ti, que tengan algún significado especial y te conecten con el amor, la luz y la alegría.

Lo habitual es que los 5 elementos estén presentes:

  • Tierra – Objetos de madera, una planta, una flor, piedras, cuarzos, elementos de la naturaleza (piñas, palos, piedras, frutos)
  • Aire – Incienso, campanas, fragancias.
  • Fuego – Velas, telas o piedras de colores fuego
  • Agua –  Un recipiente que la contenga
  • Éter –  Lo invisible, el vacío, aquello que hace posible lo demás. Puedes simbolizarlo con una imagen o figura de un ser de luz que te inspire.  Cualquier objeto que te transmita amor serviría.

Si lo deseas puedes situar los objetos del altar en el punto cardinal que le es propicio energéticamente.

  • Norte – Tierra
  • Este – Aire
  • Sur – Elementos Fuego
  • Oeste – Agua

No hay reglas, así que haz caso de tu intuición, ella te dirá cómo configurar tu altar de la mejor manera para ti.

¿Cómo limpiarlo?

Eso sí, ten en cuenta que es importante que estos objetos están limpios física y energéticamente, si pones cuarzos o cualquier otro tipo de piedra asegúrate que su energía es correcta, puedes ponerlos bajo el chorro de agua del grifo visualizando cómo cualquier tipo de energía densa es arrastrada por el agua. También puedes ponerlos a cargar al sol o la luna (dependiendo de si las piedras son solares o lunares).

Siempre está bien quemar un Palo Santo y pasar su humo por todo el altar para terminar de limpiar cualquier energía que no esté en equilibrio en los objetos.

¿Cómo activar un altar?

Enciende una vela con la intención que le das a ese altar. Que llene tu casa de luz y amor, que lo proteja, que sea una fuente de paz, serenidad, inspiración… Lo que tu desees.

Con cada meditación, rezo,  petición para tu mayor bien y el de los demás, con cada vela que enciendas tu altar se irá cargando de energía luminosa, cuanto más trabajes con él, mayor energía positiva proyectará sobre tu casa.

Como un sitio donde rezar y pedir luz y guia divina, un lugar donde escuchar o recibir mensajes de las fuerzas espirituales, un lugar donde dar las gracias por las bendiciones recibidas.

Se pueden crear altares con muchas y diversas intenciones:

  • Integración personal
  • La sanación
  • Periodos de transición  
  • Manifestar algún propósito
  •  Manifestar los atributos femeninos 
  • Manifestar abundancia 
  • Manifestar amor 
  • Manifestar fertilidad
  • Tener fuerza y valentía
  • Ser creativo Despedirse de una persona o situación
  • Protección
  • Familiar

Los altares por si mismos ya son un elemento de protección pues se establecen como un portal de conexión con la luz divina. Se crea un foco de luz divina en el lugar donde lo vayas a establecer. La magia del ritual que conlleva crear un altar es muy poderosa.

No se debe realizar a la ligera ni con ningún fin que no sea de frecuencia vibratoria alta.

Fases de creación de un altar.

  • Meditar la intención por la cual quieres crear un altar
  • Elegir los objetos que representen tu intención
  • Decidir el tamaño y estructura
  • Elegir el emplazamiento para tu altar

 Creación de tu altar

  • Seleccionar el día idóneo para montar tu altar
  • Purificación o limpieza energética personal
  • Purificación o limpieza energética de la habitación
  • Ritual de creación
  • Ceremonia de invocación y activación de tu altar

 Activación de tu altar

  • Rituales
  • Ceremonias
  • Rezos
  • Plegarias
  • Meditaciones
  • Afirmaciones
  • Mantras
  • Agradecimientos
  • Bendiciones
  • Purificación o limpiezas

Conclusión de tu altar

  • Seleccionar el día idóneo para desmontar tu altar
  •  Agradecimientos
  • Recogida de objetos
  • Purificación de objetos

La activación diaria de tu altar es imprescindible para mantener viva tu intención. “La energía sigue la intención” con lo cual pasar unos minutos delante de tu altar realizando algún ritual corto, te proporciona focalización en tu intención, ademas de paz y armonía.

El tiempo que inviertes en este ritual es el que tú decidas que le puedes dedicar. Habrá días que le puedas dedicar 3 mins y otros 20 mins. Tú decides el tiempo que quieres pasar conectado a la fuente de luz.

Yo recomiendo que esta activación se realice por las mañanas, después del aseo personal y antes de salir de casa pues la sensación de paz y bienestar te la llevas contigo durante el resto del día a donde vayas y en las situaciones que te encuentres

Si vas a crear un altar familiar no te olvides de involucrar a los niños pues ellos están más cerca de la fuente divina y disfrutan mucho con los rituales mágicos de luz y añaden una bonita energía al altar.

2020-04-27T14:26:39+02:00

Leave A Comment